abril 16, 2013

Arleth de la Garza 21


18 Febrero, 2013:

Ángel caído, sí fuiste una moneda falsa después de todo, pero te agradezco todo lo que me enseñaste: la importancia de sentirme libre, la importancia de la creación, la importancia de la familia, la importancia del poder; es algo que no olvidaré. También me enseñaste lo maravillosa que puede ser una cadena y lo útil que es para golpear... aun sin esa cadena te hubiera entregado tantas cosas, pero hiciste lo único que no perdono: traicionarme. Y no creas que por que te agradezco dejaré atrás lo pasado, hasta hace poco te hubiera permitido arrancarme el corazón... estas noches levantaste tu puño contra mi, me humillaste y amenazaste... espero no olvides que ahora caminas solo y yo tengo muchos.

Entregar a quien era mi hermana en vida fue una jugada sucia, lo que me alegra es que no lleva tu sangre, sino una mucho más digna, la de uno al que puedo llamar amigo estas fechas y ella me sigue reconociendo como su hermana y esa es otra victoria sobre ti, que jamás tendrás alguien que te llame hermano de una manera tan sincera como ella lo hace conmigo. Ahora ella caminará conmigo las noches y tendrá un gran mentor, se que él le enseñará bien, yo deberé encontrar la forma de cuidarle. Si la Divinidad decidió que estuviera conmigo en este Requiem debo descubrir pronto sus razones.

Libremente elijo brillar de nuevo, libremente elijo levantarme y volver a ver a todos a los ojos, libremente elijo que el camino que seguí hasta esta noche no es el que la deidad desea para mi, tontamente no vi que hay un camino en medio... en algún momento se me dijo "se humilde", estas semanas pasadas lo fui y descubrí que eso no va conmigo, mis rodillas en el suelo no se ven bien, yo existo para estar siempre arriba, para siempre ver a los demás de frente, no desde abajo.. que esos antiguos se maten y dejen la ciudad en manos de quien legítimamente es su príncipe: yo.

Ejercer el poder no es lo mismo que tenerlo, sabrán porque esa corona no pertenece a una blasfema... sino a quien por derecho la obtuvo. Y ya no me pesará, porque no fue algo que se impuso, es algo por lo que lucharé.

La sangre que corre en mis venas  pide no ser dejada en las sombras, clama por el reflector, exige pasión y amor.

No hay comentarios: