junio 08, 2008

El (pobre) Museo Nacional de las Culturas



Llegue a el por medio del que era mi profesor de Geografia Latinoamericana buscando hacer mi servicio social, eso fue hace dos años, tristemente ya no voy pues entre trabajo, universidad, y mi vida el ir se convertia en ya no tener tiempo para mis cosas (desde leer hasta pintarme el cabello). Pero el que no asista no significa que no lo extrañe o que no me molesten las cosas que pasan en él. Hace como 8 meses se iniciaron proyectos para la "modernización" del Museo, se abrieron plazas (a concepto de honorarios) y las que hasta entonces eran las "chicas del servicio (social)" pasaron a ser trabajadoras del museo... lo que no sabían es que el pago por sus actividades sería $0, así las cosas han asistido a su lugar de trabajo puntualmente y se les debe lo q va del año en salarios.

Lo incomodo aquí es que la razón de la falta de pago no es del Museo en si, sino del INAH que no pasa el dinero (supongo q argumenta q no hay) además las remodelaciones se han quedado a la mitad. Las computadoras que tienen es un milagro que funcionen (y no por el trato sino por los años). Las bodegas y almacenes donde estan las piezas carecen de los sistemas básicos para su cuidado (mala iluminación, no hay aire acondicionada ni sistemas de humidificación). Pese a todo la gente que en él trabaja -Mini Mini, Loga, El Profe, El Niño Gordo, Sabul Mafú y otros más que no tienen sobrenombre y por ello no los menciono, no porque no los quiera- se esmera diariamente para que estén lo mejor cuidadas posibles, ordenandolas y catalogandolas para que sea más facil saber que hay y en donde estan.

Toda esa falta de recursos me resulta indiganante por varios motivos: el primero es que se ha olvidado que el edificio donde esta construido albergó nada menos q a La Casa de Moneda en el Virreinato; segundo durante el s. XIX y parte del XX (albergó La Piedra del Sol o Calendario Azteca -Mexica-) fue el museo por excelencia y al crearse el de Historia, y otros más, sus bodegas sufrieron un perdida irreparable para dejarlo en el olvido; tercero realiza cursos de diversos niveles con el fin de promover la cultura; cuarto comparado con otros museos la importancia que se le brinda es poca, los recursos infimos y actualmente varias de las salas se encuantran sin haber cambiado su museografia en 20 o más años, cerradass o han desaparecido (sea por "remodelación" o "modernización").

Pese a todo les invito a que asistan (eso si antes de la 1:00pm para que todas las salas estén abiertas) hay muchas piezas q valen tanto la pena, les recomiendo sobretodo las Salas de Norteamerica, Africa, Oceania y Japón.

Si no saben donde está, la dirección es: Moneda número 13, Centro Histórico de la Ciudad de México. (Junto a Palacio Nacional)