abril 16, 2013

Arleth de la Garza 19


Febreo 03, 2013:

Por eso no me acercaba a nadie, por eso los alejaba cuando iba en serio, por eso corté mis brazos... para estar sola, detesto sentir a la gente, detesto sentir cerca a la gente. Estar sola es lo que mejor se hacer, sin nadie que sea mi responsabilidad, sin nadie que dependa de mi, mi persona y ya. Sin gente a mi lado, sin mascotas que acariciar, mi única compañía solía ser un ave de paso que no dejaba ni arrugas en mi colchón, ninguna marca en mí.

Ahora siento a tantos, no estoy sola en ningún momento y no es la compañía que desearía, no la quiero, no en realidad, pero esta sangre que tanta pasión me trajo ahora me lleva a no estar sola a sentirlos a todos... lo detesto, detesto sentirlos, detesto preocuparme por ellos.

Extraño cuando solo éramos tu yo, cuando solo te sentía a ti... cuando solo podía pensar en la próxima vez que te probaría, en que te entregarías a mí y que destrozarías mi piel... al menos me queda eso, las cicatrices que no me atrevo a borrar, ni deseo borrar... son un mapa de las regiones que más te agradaban de mi, son una prueba de que lo nuestro existió y no fue un sueño que me cree. En estas noches, mi fe y esas cicatrices son lo único que valoro.

Desconozco que estarán haciendo los vástagos de esta ciudad,  a lo que me prometí proteger, por los que permanezco como un trofeo en esta casa, debería irme, alejarme de este lugar, refugiarme donde solíamos vernos tu, mi ángel, y yo... pero si lo hago ¿qué pasara? ¿Me irán a buscar? ¿les importará mi ausencia? temo a esas respuestas, temo cada noche... este ayuno fortalecerá mi espíritu, sé que puedo lograrlo, en años anteriores estuve a casi nada de lograr cada uno de los días, este año lo conseguiré, debo demostrarme que puedo, que no cederé a esa hambre insaciable que me ha llevado a herir al único que me interesaba.

Esa hambre que cada noche es mayor… pero que pronto quedará saciada, me pregunto ¿Qué rituales seguirán los del círculo? Tú me hablabas de sacrificios, de dolor, conocí uno de ellos en aquella noche, sangrientos es un hecho…

¿Por qué sigo dando vueltas? Hace unos pocos meses jamás hubiera duda de mi camino, ahora veo tan distante esa fe… la prueba de la cobardía de los que yo llamo hermanos será el clavo del ataúd de esa creencia así como la traición de ella… ¿crees que porque mi sonrisa afable soy una buena persona? ¿Crees que por permitirte hablar de mis relaciones voy a permitir que eso que juegas pase así, nada más? No querida, no te equivoques, tendré dudas de muchas cosas, pero sigo siendo la misma de siempre y una traición no la voy a perdonar. No soy un ser divino para ello, soy un ser de la noche que está pasando por una temporada sin luna; mal momento para querer jugar conmigo.

No hay comentarios: