junio 23, 2008

A tres pasos

Siempre es agradable que alguien llame durante mis largas noches de jornada laboral, sobre todo si es alguien a quien estimo, y hoy fue una de esa noches: poco despues de la medianoche mi celular sonó y resulto ser mi primo (al q llamo chibi pese a q me supera por una cabeza de altura) lo primero q pensé fue q algo malo había pasado -no son horas de llamar, el debería estar dormido, tiene clases todavia- afortunadamente fue una llamada para darme una buena noticia: no solo aprobó su examen de kendo el día sábado sino q en ves de subuir un kyu subió tres, lo q lo dejá a 3 pasos -niveles- de ser dan (o algo así le entendí), para él es un gran logro pues le encanta la actividad.

Mi buen primo es un personaje peculiar (igual que toda su familia) desde pequeño (muy pequeño) demostró afición por todas esas cosas q causan q las madres enloquescan (menos la suya q lo ve tan normal) como explosiones, La Inquisisión, vampiros, armas exóticas, dominar el mundo (mmmh, definitivamente un chico normal si me preguntan, pero yo empecé a leer a Poe a los 10años). Claro q cuando llevó su primer katana a casa las cosas fueron un poco más serias y se le explico (su madre y yo) q las espadas no son un juguete y que jamás debería sacarla de su vaina a menos q fuera para limpiarla, mostrarla o amenazar a un pizzerito q llega tarde -ok, ese uso es mas bien reciente- de lo contrario sería confiscada... bueno la katana no solo sigue en su cuarto sino q se ha reproducido: ahora son 4, si la memoria no me falla.

En fin este orgullo guerrero le teme a tres cosas: su madre -eso es muy sabio-, la ira de hermana menor -q yo no creía q realmente se pusiera como sayayin, pero una vez más mi falta de fe es sobrepasada- y a que le piquen las costillas... y como buen adolescente tiene algunas debilidades: la comida caliente, el helado de chocolate, el anime y una buena jeta de 24hrs despues del periodo exámenes.

Así pues mis estimados lectores les presento a una parte de mi familia: mi pequeño -ya no tanto- primo, mi prima q tiene como fondo de pantalla un beso con su novio (mi padre ni siquiera gustaba de la idea de verme de la mano con alguien del sexo opuesto, pero esos son los padres), mi tía y su constante problema de q chocolate comerá primera cuando mi novio y yo le llevamos alguna caja d Sanborn´s (y claro la mirada inquisidora a sus hijos: si tocan mis chocolates sin mi permiso moriran -jiji-).

Hasta aquí la entrada de esta noche pues hay q terminar de preparar dos extraordinarios -pero no me quejo, yo quería estudiar hasta la universidad y ahora me aguanto- la ventaja es q antes era una friega estar despierta leyendo y escribiendo, ahora hasta me pagan por ello (mienstras nada se queme o apague puedo hacer lo que quiera)