mayo 12, 2009

Momentos maternales... 2

Como ya la había prometido les contaré de otro momento maternal, no lo hice el 10 de mayo por respeto a Denisse de Kalafe y la que yo considero es la segunda canción más cursi que hay para las madres (la primera es la de Timbiriche).

En fin este momento maternal es patrocinado por: los berrinches de mi hermano.

Bien hace como 4 años (sí ya cuelga un poco) mi hermano y yo estábamos haciendo lo que mejor hacemos: pelear por idioteces sin importancia y obvio el pleito se hizo grande y grande y yo decidí que por el bien de salud y porque ya iba a empezar un programa en la tele me retiraría al cuarto de mi pa (para ese momento mis padres ya dormían en habitaciones separadas desde unos 5 años atrás), ya me dirigía al que creería seria un remanso de paz cuando mi hermano se burlo de que iba a refugiarme con mi papi y que yo solo no podía con una discusión, lo ignoré y en ese momento salio mi ma -¿han visto a una mamá osa protegiendo a sus "bebes" de año y medio de edad?- pues así es mi mamá (o al menos así era) cuando la mala de mi atentaba contra la integridad de sus bebes de veitipico de años, en fin yo estaba a punto de entrar al cuarto cuando mi madre con la agilidad de una mamá osa sale y me enfrenta diciendo:

mamá: claro ahora ve con tu padre y vayan contra el indefenso de tu hermano, claro como el es pequeño (repito, mi hermano tenia veitipico de años) y tu eres la mayor (le llevo menos de 3 años) te aporvechas de éñ, pero que te quede claro que el no está solo
yo: má, es pleito entre él y yo no te metas, es nuestra bronca no tuya.
mamá: yo me meto porque quiero y puedo y voy a defender a mi hijo de quien lo amenace...
yo: pero má, aquí nadie lo está amenazando....
mamá: bueno pues si te pones en ese plan (yo para mi misma: ¿pero que plan de que demonios está hablando?) desde el día te puedes olvidar que tienes madre, entendiste yo para ti ya no existo.
yo: está bien, pero esa fue tu decisión, yo no dije nada, tu solita lo decidiste, luego no te vayas a arrepentir.

En ese momento salió mi pa, ma abrazó me metió a su cuarto y me pregunto como me sentía:

yo: bien, digo lo preocupante es que nos sentí como nada, ¿entiendes?. ¿Y cómo va el programa?

Y ese queridos lectores fue el día que me quedé sin madre, para alguno seria también correcto decir que ella se quedó sin hija, pero supongo que el resultado es el mismo.