junio 30, 2011

"L"

El humo del cigarro cubre mi casa y el olvido me cubre a mí, soy viejo, muy viejo, tanto que casi he olvidado cuando cobré conciencia de mí.

Ya no hay bellas doncellas que me sirvan, ni sacerdotes haciéndome sacrificios.

Para la gente que sabe de mi soy una imagen sin nombre y borrosa en la piedra.