julio 28, 2008

Pecados capitales


Pues bien el día de mañana retomo clases en la UNAM y despues de tres semans de no hacer NADA (aparte del trabajo, pero ahí juego Neverwinter Nights) creo q mi gran pecado le ha vuelto a ganar a mi voluntad: la pereza, esa gran compañera de toda la vida, es voz q te dice ¿para q te esfuerzas, total se va avolver a ensuciar? o ¿El trabajo es para dentro de tres semanas, falta taaaaanto?(y claro un día antes estas preprando el brebaje mágico de la abuela para no dormir y poder entregar el trabajo a tiempo)

... Pero q hermosa es la pereza, te deja tanto tiempo para pensar en tu simple existencia y como el sistema actual te exige tanto (trabajo, escuela, amigos, familia, limpieza, compromisos sociales) cuando lo más importante es uno mismo (y no hablo de pecado de
avaricia, eso es otra cosa $$$), claro q tampo es para q se pasen horas en un gimnacio o haciendo ejercicio solo para satisfacer a nuestro propio y enfermizo ego (o no, hoy oeso 10gm. más q ayer, voy a hacer dieta y solo comer lechuga el resto del mes, en esa caso caeriamos en la vanidad o en la envidia por los cuerpos esculturales de otros -o por cualquier otra cosa q los haga parecer "mejores" ante nuestros ojos-).

Otro de mis pecados favoritos el la gula es tan dificil resistirse a un plato de pasta, o una bombonera con chocolates o a una gran bola de helado; la debilidad humana es tan deliciosa la forma en q nuestros más delicados placeres afectas la virtuosidad de nuestra vida cotidiana, es decir todos los pecados capitales (momento q me han faltado dos: lujuria -y no olviden q: "no es lo mismo ser promiscuo a ser pende..." bueno ustedes saben, así q cuidense- y la ira esa ciega actitud q nos lleva a romperla la cara al jefe a la mitad de la junta con la mesa directiva -no me ha pasado, pero me han contado- y que para Jung sería el aspecto más primitivo de la humanidad -la sombra representa a lo q reprimimos y en general no permitimos q salga pues es lo q no nos agrada de nosotros mismo y reprimimos).

Pues bien todos tenemos un pecado favorito y uno no tan favorito, pero en el cual caemos continuamente, ¿cuales son los suyos queridos lectores (con sombre y sin sombra)?