diciembre 07, 2008

El nuevo miembro de la familia

Todavia no tiene nombre, eso de llamarlo el XBox me parece tan poco personal... ya pensaré en alguno, por el momento les dejo una foto del pequeño:






Mi autoregalo de Navidad

Desde q yo era una pequeña infanta tuve un gran deseo: q Santa, Los Reyes o de perdis mi apá me regalasen una consola de videojuegos (por aquellos años era el Nintendo), ese deseo fue mutando según las consolas iban cambiando, así pasé de Nintendo a Super Nintendo a N64, a Sega, a DreamCast, a PlayStation, etc... el gran problema es q como yo era una niña esas cosas no se me podían obsequiar y se le daban a mi hermano el "Manitas de Estómago" (sí el sabe q le digo así y lo q es peor, sabe la razón) y así los años pasaron y pasaron junto con consolas q dejaban de funcionar y mis sueños de q alguien me lo regalase dejaron de existir... me empecé a sentir como el niño q conmovió hasta las lágrimas en el festival "Juguemos a Cantar" con su canción "Caballo de Palo" (sí esa canción q decía algo así como: "Con este viejo caballo de palo, q me sirviera de espada una vez, tres Navidades con él pasado...).

Yo veía las consolas, me portaba bien, buscaba buenos precios, todo lo q una persona q desea algo hace... sí también hice la petición directa, el chantaje feminista de "claro se lo das por q es hombre, pero yo q soy niña..." nada, nada de eso sirvió. Así llegué a la oportunidad de ir al gabacho, la tierra prometida de los precios bajos en cosas eléctricas, de algunos viajes saque perfumes a buen precio, ropa chida, películas serie "B" de los ´50, conocí la nieve, me aterre con casas donde el único libro q había era la Sección Amarilla (sí, ni una Biblia de pasta azul), pasé por un lugar llamado Matehuala y lo único q obtuve fue un chascarrillo de mi querido apá (después de pasearme por el Mall y demás tiendillas quien sabe cuantas veces y en temporada post navideña) -Yo solo te dije q checaras precios, no q te lo iba a comprar... ese fue el momento en q supe q si yo no me lo compraba nadie más lo haría, dejé de pedir cosas y una pequeña parte de mi dejó de creer en la magia (sí después de 12 años de pedir algo no se te da, olvidalo no hay forma).

Hace dos años y medio empecé a trabajar en forma, con un salario estable, prestaciones y todo eso y poco a poco la meta se hizo clara: todo lo q obtuviera de fondo ahorro se iría en la compra de una consola de videojuegos y una tele q fuese digna de ella (la de bulbos de hace 20 años no es opción) no me importaría cuantas caras de cachorro abandonado hiciese mi hermano, no me importaría cuantos sermones sobre el ahorro recibiera de mi padre, cuantos puestos/ tiendas tuviese q soportar yo obtendría mi premio, me lo merecía...

Y ayer, sí ayer la mitad de esa meta fue cumplida, en mis manos (bueno en este preciso, exacto momento sobre mi cama) se encuentra un lindo, hermoso, perfecto, adorable, increíble, genial, nuevo, mio, negro, no muy pesado: XBox 360 Elite. Sí, MIO, MIO, MIO y de nadie más.

Solo me tomó 20 años de espera tener una consola mía de mi q no tengo obligación de compartir con nadie... y no lo haré hasta q termine el Fable II y consiga el Grand Theft Auto, Soul Calibur 4 y Rock Band


P.D. esta entrada está en verde por respeto a los colores de mi nuevo y precioso e increíblemente genial XBox

P.D 2. Espero por la noche poner fotitos de mi nuevo amigo