febrero 14, 2012

Dresden Files o un mago detective

No se en que momento empezó mi gusto por Sherlock Holmes, supongo que cuando mi abuelita me regaló una colección de libros empastados en rojo con las obras completas del sr. Doyle y junto a esos obras venían las de otro detective escritas por Ellery Queen y S-A Steeman. Yo no los conocía pero sus obras de misterio me envolvieron, fue cuando me animé a leer las novelas cortas de Poe y por alguna razón mi amor por los detectives desapareció, la novela noir quedó relegada por otros géneros y luego por las lecturas de la universidad, pero así como vino y se fué regresó a mi, gracias a un zapping de muero de aburrimiento que este programa con doblaje chistoso sudamericano me está gustando (no piensen mal, no tengo na`a contra el doblaje sudamericano si es bueno, pero este era bastante regular) y cuando acabó el programa (que ni me había fijado como se llamaba porque lo agarré comenzado) me puse a investigar que ondas con ese programa, me enteré del nombre y  programé el TiVo, mi corazón sufrió un duro golpe cuando me enteré que esa serie solo tenia una temporada y que no habría mas, así que me puse a investigar mas y mas, resultaba que esa serie llamada "Dresden Files" estaba basada en una serie de novelas escritas por Tim Butcher sobre un mago que es detective, un verdadero mago de los que hacen conjuros y canalizan su fuerza de voluntad para hacer algo que rompa con la cotidianidad. Quedé flechada por el concepto, así que conseguí la serie en DVD y empecé a comprar los libros y en verdad no me arrepiento, no he comprado todos los libros (está por publicarse el no. 14) y no espero el momento de tenerlos todos.

Les contaré un poco de que pasa con esta serie de libros sin poner spoilers o datos que no puedan obtener en las primeras hojas del primer libro o que no vengan en la serie. Veamos, el protagonista se llama Harry Dresden  (de ahí el nombre de la serie) y es hijo de un mago, pero de esos de fiestas o de escenarios (ya saben sombreros de copa, conejos blancos, ganzúas, etc...) y una maga (de las serias, de las que hacen encantamientos) y quedó huérfano a temprana edad, tiene problemas con el Concilio, (quienes son la máxima autoridad entre los magos) por que en algún momento rompió una de las reglas de magia y aunque salió bien librado del juicio no es bien visto en la sociedad de magos; tiene muy poco recursos ecknómicos, problemas con cualquier tecnología moderna (de los 40´s hasta ahora) y un complejo de caballero en armadura brillante que le complica las cosas. La forma en que obtiene recursos principalmente es siendo asesor para la policía de Chicago en casos extraños y en ellos se enfrentará de manera directa, indirecta o incidental con fantasmas, vampiros, hadas, hombres lobos, mafia (había que tener problemas mundanos ¿no?), otros magos, etc...


Es una lectura ligera, entretenida y fácil de llevar, por el momento La Factoría de Ideas es la encargada de llevar los títulos al español, van por el número 4 o 5 pero son un tanto caros (unos €20 cada uno en español ,que es el costo de un paquete de 3 libros en ingles) pero les recomiendo hagan el esfuerzo de hacerlo en ingles, las traducciones de estos libros no son del todo buenas y se pierden algunas frases y juegos de palabras. 

febrero 11, 2012

Titila

Cuando yo era muy pequeña solía ser melosa y melancólica, soñando despierta en esas historias que mis primeros libros me contaban, en esas historias que la tele me mostraba y las que la radio o los LP´s me narraban. En verdad yo soñaba mucho, no porque hubiera mucho problemas en casa o fuese una niña infeliz, soñaba porque me gustaba (y bueno, sí un poco para fugarme de las cosas que no me gustaban de mi alrededor) y una de esas caricaturas con las me gustaba soñar era Titila, esta es la historia de una islita donde viven una especie de duendes que viajan fuera de la isla en un  búho (llamado Olaf -o lago así-) y que llegaron a la casa de una niña que vivía casi sola (la cuidaba su institutriz) con su gato, gustaba de leer y tocar el piano, lo mismo que a mi... pasé años buscando la introducción en español de la cari y por fin la encontré.



Yo se que es muy cursi, pero me gustaba tanto y quiero compartirla para iniciar mi regreso

y lo que nadie se preguntaba: ¿dónde he estado?

Estos últimos meses no puse nada, ni siquiera me molesté en hacer un recopilatorio de Noche de Brujas o Navidad o Año Nuevo y hay una muy buena razón para ello: empecé a trabajar, o algo así. Verán, como ya saben soy una humanista, estudié una carrera que tiene mas que ver con el quehacer humano que con las ciencias duras y en este país quemarse los ojos durante años en una licenciatura de esas no deja muchas opciones para trabajar (de haberlo sabido estudio algo que sí dejara, como, no se, Antropología, conozco mas antropólogos empleados que estudiantes/pasantes/egresados de la carrera que yo cursé, pero esa es otra cosa) así que decidí que ya había pasado mucho tiempo en un estado semicataléptico dónde no salia mucho dejen y de casa, de mi habitación, y decidí regresar a mi muy amado MNC, esas piedras y su vieja historia, esas piedras que tanto quiero, esas piedras que están tan abandonadas... pero no pude regresar como yo quisiera, no hay paga, solo hay una esperanza de que terminado el año electoral y la tempestad y las aguan bajen encuentre un huequito donde me paguen por hacer lo que me gusta (no pido millones, ni siquiera muchos miles, los suficientes para que si yo estuviera soltera pudiera pagar mis gastos viviendo con roomie o en casa de mi padre) en un lugar que merece mucho amor. 

Y eso he estado haciendo desde Septiembre del año pasado y si yo pensaba que ya era un lugar divertido ahora lo ratifico, algunos personajes siguen, otros ya no están en el museo (pero los sigo frecuentando) y otros mas definitivamente desaparecieron de la fas de la tierra. Los que siguen son: el Profesor, el Niño Gordo y Loga; los nuevos son el Wachiturro, la que se viste bonito, tabercio, la profesora (que deberia llamar Doctora por su título académico) y muchos mas que iré presentando conforme sea necesario, por el momento digo adió con la promesa de retomar un ritmo decente de entradas contando todo lo que pueda.