abril 16, 2013

Arleth de la Garza 2


Junio 13, 2012

Maravilloso error Arleth, ni una noche tardaste en contarle todo a Alejandro, ¿en verdad no pudiste mantener la boca cerrada? ¿será que usó una de esas habilidades de las que tanto has escuchado hablar?. ¿Debías contarle sobre los años que tienes como vástago?¿debías contarle sobre lo molesta que estás por como se te obligó a decidir entre la muerte y la no-vida? al menos guardaste silencio sobre lo que hablaste con el Cardenal -mencionarlo sí hubiera sido una gran indiscreción-

Eres el claro ejemplo de porque los vástagos jóvenes no son dejados sin cuidado, y ese error lo pagará tu querida madre cuando se entreviste con el Cardenal, tan mal te enseñó, tan mal te preparó... pero no todo está perdido, Alejandro parece confiar en ti... parece, pero ¿por qué aceptó tan fácilmente se te sugiriera como Senescal? es decir, Guadalupe se retiraría sí, pero quedaría como una especia de consejera, pero ahora no es mas que un puñado de cenizas, hay algo mas, algo que tiene que ver con Monterrey y el Cardenal, debes andarte con mucho cuidado, medir cada palabra y paso que des, ya no estás en la seguridad (sí, claro seguridad) del refugio de los Lancea en Veracruz y tus errores pueden salirte muy caros.

Debes ponerte en comunicación con el Cardenal Amadeo y dejar de actuar como una chiquilla asustada, tu familia mortal, tu familia inmortal no son eso, son lo mas alto de lo alto y deberás demostrarle a esa que te convirtió el tremendo error que cometió al dejarse llevar por ese egoísmo... traerte a esta condenación solo por sentirse culpable por abandonarte antes.

No hay comentarios: