enero 29, 2011

Glee o como banalizar el esfuerzo del canto

Hace unas pocas noches me topé con el muy famoso programa Glee (que entre muchos significados es jovial, alegre, etc...), si no saben de que hablo les haré un brevisimo resumen: un grupo de los llamados freaks (o ñoños, nerds, geeks, pato feo, raro) resulta que tienen el maravilloso don de cantar como las musas, todos y cada uno de los miembros del "Glee Club" (Club Jovial) cantan mejor que RBD, Timbiriche, The Monkees y Spice Girls juntos, además de tener una coordinación que dejaria las coreografias de los musicales gringos de los 50´s muy opacadas, en fin pues entre canto y canto nos cuentan lo miserables que son sus vidas por ser el grupo social menos favorecido del colegio, como si eso fuera poco nos narran las aventuras, amores y desamores y rivalidades de los profesores de la institución académica. Ese es el resumen.

Como pausa debo dejar bien claro que soy fan de los musicales, no tengo ningún problema en que la gente de la nada empiece a cantar y bailar a la mitad de una escena. Fin de la acotación.

Bien, pues me puse a ver el programa en cuestión al cual le entendí la mitad pues como no sabia quien era quien y quien se habia acostado con quien (y cuantas veces) los chismes me eran como ajenos, lo que me molesto mucho es que como todos cantan como dios no pongan el esfuerzo que es coordinar muchas voces para que suenen bonito al mismo tiempo, por mas que se cante bien no es fácil empalmar la voz propia con la voz de los demás, sin contar con que como cada canción está hecha para cierta persona, o tesitura o género (y no me refiero al tipo de música si no a si se es mujer u hombre) entonces andar arreglando las piezas no es tan simple. Mi amargura en general no es el hecho de que sea un musical, sino que desean darle un toque, una pizca como de realidad y eso si no checa, a mi me gustan mis musicales bien fuera de la realidad y mis dramas bien dramáticos. Si quieren darme un programa musical sobre los inadaptados que tienen como don divino una voz privilegiada por mi está bien, pero no me lo mezclen con pedacitos de disque ensayos porque no me lo voy a creer.

Desde la primaria estuve en estudiantinas y luego en coros, no tengo la mejor voz del mundo y ya casi he olvidado como leer una partitura y conozco gente que canta en coros que no puede distinguir un do de un la en un pentagrama (ya no decir entre las diferentes claves o tipos de compás) pero nos esforzamos en cada ensayo para que las notas que salen de nuestras gargantas sean las correctas y escuchamos atentamente para empalmarlas y cuando llegan los resultados y el aplauso del público no abruma queda claro que cada hora de práctica, cada llamada de atención del director vale la pena. Los de Glee cuando ensayan no presentan complicaciones mayores (cuando llegan a tenerlas); tener voces hermosas es una cosa empalmarlas y saber hacer juegos de cacofonias, efectos y juegos corales es algo totalmente diferente que no se logra solo sabiendose una letra.

Un amigo dice que es una buena forma para que las nuevas generaciones conozcan a los viejos artistas y sus éxitos, no es para nada un mal enfoque y entiendo y apoyo el punto, pero le veo un problema y es que los chicos aunque cantan bien no tienen una verdadera educación musical o no como la vieja escuela entendia a un musico lírico (Pedro Infante es considerado uno y hasta el violín sabía tocar) entonces todos cantan igual (con un timbre popero light) lo que hace que las piezas perdan mucho de su valor original. Espero que la idea de mi amigo sea correcta y que este programa pique la curiosidad por el conocer las piezas originales que escuchan en el programa.

El logo de Glee lo publicitan con una mano en la frente formando una "L" (que se entiende como loser=perdedor) que nos da un muy desalentador panorama de los personajes, como dije arriba, son los rechazados sociales y su interacción con los populares es igual que en cualquier otro programa gringo, pero estos cantan y son felices en su Glee Club y cuando salen de ahí la vida se encarga de recordarles lo patético que son.... no me gusta, o es musical o es drama pero no me los quieran mezclar.

3 comentarios:

Ismoísta dijo...

Estos enojos siempre ocurren cuando uno sabe de algo y luego lo ve en el cine y la televisión; terminas dándote cuenta de las incongruencias.

Elionor dijo...

A mí me parece que en sólo un capítulo que has visto no tienes la suficiente información como para desmontar la manera de cantar de los chicos de Glee. Si la hubieras visto algún día, verías que muchos de ellos han cantado antes y que si que practican cuando no les sale bien. De todas maneras, es una serie y no se van a pasar los 45 minutos que dura cada capítulo, enseñando como aprenden a hacer un La o un Do.

Odile dijo...

Ismoista: pues sips, así es la cosa.

Elionor: yo no dije que no supieran cantar y no pido que todo el episodio ensayen, mi queja fue mas por el lado de que me quieren hacer creer que de la nada todos empalman las voces perfectamente (que nada tiene que ver con saber cantar). Reitero que si quieren hacermelo pasar por musical entonces que sea un musical, si lo quieren hacer drama haganlo drama, pero no quieran hacer algo que está a la mitad porque no mas no, eso solo hace que el esfuerzo del canto y la felicidad de los triunfos se vean banalizados y ensombrencidos por la adulcoración. Disfruta la serie, disfruta el canto y no te sulfures conmigo solo expresé mi opinión como una coralista que pasa 6hrs. a la semana ensayando en grupo (mas otras tantas en casa).