marzo 28, 2011

Travesuras

Este espacio ha sido para irles contando algunas cosillas sobre mi, algunas son más divertidas que otras y esta espero sea una anécdota que les causa al menos la mitad de la gracia que causó en el grupo de amigos que lo vivimos.

Todos hemos ido a una fiesta/reunión que termina en que alguno de los invitados bebe algunos tragos de mas y por su bien se queda dormido profundamente, eso fue lo que pasó el Sábado -bueno el Domingo para se exactos- de haber pasado en mi casa mis modales transilvanos -dícese transilvanos de aquellos modales que se atribuyen al concepto de vampiro bien educado- me hubieran exigido evitar lo que pasó, pero al estar en casa de un amigo y siendo su fiesta no tuve objeción al respecto. Como iba diciendo este buen amigo (al que llamaré el Doctor pues tiene un doctorado en algo relacionado con las Ciencias Sociales) estuvo bebiendo, no mucho realmente, pero sí muy rápido lo que ocasionó que se sintiera mal y su organismo reaccionara en consecuencia: se quedó profundamente dormido en un sillón de la sala, los demás nos pusimos a jugar dominó y al cabo de unos cuentos juegos y sacar muchas fotos del Doctor otro de los invitados y también gran amigo sugirió que seria muy fácil pintarle bigotes, lo que una gran amiga (a la que llamaré Venganza, no porque sea vengativa o mala onda, si no porque así le decíamos en la prepa por motivos que no vienen al caso explicar) consideró muy gracioso y secundó la idea, el festejado ni tardo ni perezoso subió por un plumón indeleble. Pintar bigotes siempre debe hacerse con la herramienta correcta, de lo contrario se pueden borrar sin problema y entonces no habría chiste. As´las cosas Venganza tomó el plumón y empezó con su obra maestra, le quedó un bigote tipo Salvador Dalí que el mismo artista envidiaría... sí solo un bigote, poner el otro se volvió un poco complicado pues el buen Doctor estaba dormido con la cabeza da lado así que por temor a despertarlo antes de terminar la obra decidió no girarlo ¿y qué hacíamos todos los demás? lo que los buenos amigos debemos hacer en esos momentos, aguantar la risa, saca el celular y tomar muchas fotos para que haya evidencias de quien fue el perpetrador de tal acto que demuestra un grado de confianza y madurez envidiable por todos... 

Terminada la obra maestra de cambio de look, sacamos mas fotos ahora todos juntos alrededor del buen Doctor y fue hora de partir a casa, en el camino Venganza se preguntó porque no lo había hecho antes en alguna de las tantas fiestas a las que había asistido

No hay comentarios: