junio 22, 2009

Ni aunque quiera

Este mes, que afortunadamente está llegando a su fin, fue un desastre para mi, no les aburriré con mis tragedias, pero si les contaré que una de ellas fue perder mi cartera (la más linda que he tenido) donde mi valiosisima IFE iba guardadita, justo como una IFE debe de ir... en fin la cuestión es simple este 5 de julio no podré asistir a mi casilla más cercana a tachar un montón de papeletas con simbolitos extraños, no tendré el poder de mi voto, pero me pregunto si realmente yo quiero eso, es decir, ninguno de los políticos que están en ese nivel -o en ningún otro dado el caso- son buenas personas, por eso son políticos, con esa premisa en mente ¿realmente quiero que un reverendisimo hijo de la chingada? esté en una posición de poder... no lo creo, pero supongo que no tengo de otra.

Pensando más en las cosas me puses a observar las pancartas que tapizan nuestros postes y paredes urbanas y llegué a la consclusión de que si pudiese votar y no pudiese anular mi voto, votaria por el menos naco, osea prefiero un mala leche con buen gusto que un mala leche que tenga tapizado su auto con tela que asemeje la piel de algún animal (porque si es piel de animal en peligro de extixnsión si le toca maldición gitana)

2 comentarios:

Ninja Peruano dijo...

No te preocupes, yo anularé mi voto en tu nombre.

Odile dijo...

Gracias Ninja, tu siempre preocupado por ayudar a los demás.