noviembre 02, 2008

Soy xy

Pos, si dentro de la semana cultural de octubre descubri q soy un hibrido de la generación X y de la generación Y, y me explico. Hasta donde se, los Gen x son (somos) aquellos nacidos ente 1965 y 1984 "no creer en Dios, no gustarles la Reina, tener relaciones sexuales antes del matrimonio y no respetar a sus padres", yo creo en Dios pero no me gusta la reina (supongo q habalnde Isabel II, ¿pero a quién le puede gustar la reina?), sobre las relaciones antes del amtrimonio y no respetar a mis padres solo puedo decir q estuve en el Instituto Cultural entre 1989 y 1996 (cuatro años de primaria y los de la secundaria) así q saquen susn concluciones, q no negaré ni admitiré nada XDDD. Bien ahora la generación Y, estos nacieron entre 1982 y 1992 y la caracteristica es q su infancia fue marcada por el fin de la guerra fria, hemos jugado desde Atari hasta XBox 360 y los acontecimientos q marcaron nuestras vidas han sido:

  • El accidente del transbordador Challenger el 28/enero/1986.
  • La caida del Muro de Berlín en 1989.
  • Chernobil y la verdad de lo q la radiación hace en los sere vivos (no, no hubo tarantulas gigantes :( ).
  • La Guerra del Golfo.
  • El mega boom de las computadoras y el Internet.
  • El 9-11 (y las geurras posteriores).
  • La caida del priismos (ok, un localismo, pero nos tocó verlo).
... Pero más genuinamente hablando, y desde mi mexicana posición: somos la generación hija de la crisis, desde q nací la palabra más escuchada/vists/leida es crisis, de hecho me extraña q no fuera mi primer palabra.

1 comentario:

Oderfla dijo...

Yo ni X, ni Y, yo soy helecho.

Además, de ser Y, yo renegaría, pues la Y es por venir después de la X, ergo es una imposición de los ya no tan jóvenes, ergo que les den... Yo ya soy demasiado viejo para todo esto.

La crisis ahora llega por aquí y estamos todos con la cabeza debajo de la cama. ¡Cobardes!

Es que uno se acostumbra a vivir bien, y claro, luego se lo quitan y no le hace ninguna gracia.

Y sí... ¡Nadie tiene la culpa! Noooo... El asesinato despiadado de la cultura del esfuerzo, la proliferación del infantilismo eterno y de la irresponsabilidad absoluta nunca sucedieron... Nooo... Sólo en mi imaginación.

¡Qué pena! Nos pensábamos que habíamos descubierto la panacea, la vida sin trabajo ni sacrificio, y va y se nos hunde el invento. ¡Es injusto!

¡Saludos!

;)